OF PRIWCf^ 'V^AY 10 1989 )

•TSf T47

R5ra

Digitized by

the Internet Archive

in 2014

https://archive.org/details/elconceptodedistOOternn

/

GUILLERMO TERMENON. C. M. F.

El Concepto de Distinción de Rozón en Sonto Tomás

Colegio Mayor de Filosofía - Santo Domingo de la Calzada

LOGROÑO - ESPAÑA 1958

APR 7 1989

GUILLERMO TERMENON. C. M. F.

El Concepto de Distinción de Razón en Santo Tomás

Colegio Mayor de Filosofía - Santo Domingo de la Calzada

LOGROÑO - ESPAÑA 1958

Vidimus et approbavimus

Romae. apud Pont. Institutum «Angelicuw», die 16 mensis Octobris anni 1957

Fr. Félix Fz. de Viana, O. P. P. M. Deandrea, O. P.

PUEDE IMPRIMIRSE

M. R. P. Toribio Pérez, C. M. F. Superior Provincial

Bilbao, 23-4-1958

NIHIL OBSTAT

Robustiano Fz. Valbuena, C. M. F. Censor

IMPRIMATUR

Dr. Félix de Benito Magaña Vicario General

Calagurri, 22-5-1958

«... licet difficile sit mente auferre et separare abinvicem quae actu non separantur. Non enim est hoc nisi illorum qui per inte- llectum supra sensibilia elevari possunt ».

(7 Met., lect. 11, n. 1505)

«Adverte, novitie, términos conclusionis; differre namque secundum rationem tantum, lati- tudinem habet».

(Cajet., In I p.,5, 1)

PROLOGO

Estas páginas constituyen parte de la tesis para el Doctorado en Filosofía, presentada en el Pontificio Ateneo <iAngelicumy>, de Roma, bajo ía dirección del Prof. P. Félix F. de Viana. O. P. con el titulo: El concepto de distinción en Santo Tomás.

Muchos temas nos pasaron por la mente antes de acometer el es- tudio de ninguno. Pronto se impusieron dos: uno sobre la trascen- dencia del conocimiento conceptual y el que en efecto hemos desa- rrollado.

El primero nos era especialmente caro, por los estudios especiales que habíamos hecho de los grandes Místicos del Cristianismo. Esta bibliografía había de jugar un papel importante en nuestra investi- gación, junto con las aportaciones de la filosofía moderna.

El que de hecho hemos estudiado nos fué sugerido por el Profesor P. Joaquín M. Alonso, CMF., en un recordado día de asueto por ciertas altísimas ramificaciones del Sistema Ibérico.

Decisivo en la elección fué el amor al Maestro incomparable, To- más de Aquino. Formados en su espíritu durante los años de filoso- fía, y abrevados luego directamente en el puro caudal de su Suma Teológica, texto en los cuatro años de estudio de Teología, que llegamos a aprender casi de memoria ansiábamos sumergimos en el resto de sus obras maravillosas. Nada tan a la medida de nuestro gusto para aquellas largas horas de estudio en la Ciudad Eterna.

Después vino la propuesta al Prof. P. De Viana. su simpática aco- gida..., y el poner manos a la obra.

No si por temperamento o seducido por las lecturas antitomis- tas que hube de tener, confieso que recorrí gran parte del camino de la investigación en franca oposición al Angélico. Uno se rubori- za ahora al releer tantas notas críticas particulares a pasajes del Maestro, que hoy se nos antojan inmejorables.

6

Una vez más llegamos a experimentar cómo la Escolástica repre- senta el mayor esfuerzo de la historia por entender las cosas, y cómo Santo Tomás de ella es la cumbre vnás alta. Quienes despreecian a estos grandes Maestros, es porque todavía no han realizado el grande esfuerzo que se necesita para comprenderlos.

Poco a poco vencimos la oposición. Todo desde un íntimo con- vencimiento personal. Nada de imposiciones. Cosa que tengo que agradecer vivamente al Director, quien me otorgó plena libertad, sin tentar nunca de imponer su criterio. A veces nos hacía la impresión del que deja alejarse en la ancha libertad del cielo un ave domesti- cada, seguro de que tornará.

Y tomamos definitivamente. Ahí están las conclusiones, fieles ese es nuestro convencimiento-^ a la doctrina del Maestro. Garan- tía de fidelidad es su ajuste a la mejor tradición de la Escuela.

Antes de concluir estas líneas, queremos rendir el testimonio de nuestra gratitud: a esta Alma Mater, que un día tras otro hemos visto abrírsenos acogedora; a las Autoridades Académicas, sobre to- do las más próximas: Rector Magnífico, Maestros de Estudios y De- cano de nuestra Facultad de Filosofía; finalmente, y de modo muy particular al P. De Viana, que con su simpatía, orientación y aliento nos ha hecho grata y posible la ardua labor que realizamos.

Colegio Claretiano Internacional

Roma, día de Ntra. Sra. del Rosario, 1957

G. T., cmf.

BIBLIOGRAFIA

I— FuanUs.

Son las obras de Santo TOMAS. Hemos recorrido, cuando ha sido necesario, a la edición Leonina y a la Romana. A mano hemos tenido las ediciones:

Thomae Aquinatis, Sti., Scriptum super Libros Sentenciarum Ma- gistri Petri Lomhardi, vol. I-II cura R. P. Mandonet. O. P. ; III-IV, curá P. M. F. MOOS, (Parisiis, 1929-1947).

Thomae Aquinatis, Sti., Summa contra Gentiles, BAC, 2. vol. (Ma- drid, 1952-1953).

Thomae Aquinatis, Sti., Summa Theologica, ed. altera Romana, 6 vol. (Romae, 1894).

Thomae Aquinatis, Sti. Quaestiones Disvutatae, ed. 6 Taurinensis, (Taurini-Romae, 1931).

Thomae Aquinatis, Sti. Quaestiones XII Quodlihetales, ed. 6 Tauri- nensis (Taurini-Romae, 1931).

Thomae Aquinatis, Sti., In Aristotelis libros Peri Hermeneias et Pos- teriorum Analyticorum Expositio, curá P. Fr R. M. Spiazzi, O. P. Taurini-Romae, 1955).

Thomae Aquinitus Sti., In VIII Libros de Physico Auditu sive Phy- sicorum Aristotelis Commentaria, curá P. Fr. Angeli-M. Pirot- ta, o. P. (Neapoli, 1953).

Thomae Aquinatis, Sti., In Aristotelis librum de Anima Commenta- rium, ed. 3, curá P. F. Angeli-Pirotta, O. P. (Taurini-Romae, 1958).

Thomae Aquinatis, Sti., In Metaphysicam Aristotelis Commentaria, curá P. Fr. M. R. Cathala, O. P., ed. altera (Taurini, 1926).

Thomae Aquinatis, Sti., In Librum de Causis Expositio, curá C. Pe- ra, O. P. (Taurini-Romae, 1955).

Thomae Aquinatis, Sti., In Librum Boetti De Trinitate Expositio, curá P. Fr. M. Calcaterra, O. P. (Opuscula Theologica, vol. II, Taurini- Romae, 1954).

8

Thomae Aquinatis, Sti., In Librum Boetii De Hehdomadibus Expo- sitio, cura P. Fr. M. Calcaterra. O. P. (Opuscula Theologica, vol. II, Taurini-Romae, 1954).

Thomae Aquinatis, Sti., Opuscula Philosophica, cura P. Fr. R. M. Spiazzi, O. P. (Taurini-Romae, 1954).

Thomae Aquinatis, Sti., Tractatus De Spiritualihus Creaturis. ed. crítica L. W. Keeler, S. J. (Romae, 1946).

Thomae Aquinatis, Sti., In Librum Beati Dionysii De Divinis Nomi- nibiLS Expositio, ed. C. Pera. O. P. (Taurini-Romae, 1950).

II. Obras Auxiliares.

A) Clásicas

Bañez D., o. P., Scholastica Commentaria in lam. Partem Angelici Doctoris (Romae, 1584).

Cajetanus de Vio, O. P., In de Ente et Essentia D. Thomae Aquinatis Commentaria, ed. Laurent (Taurini, 1934).

Cajetanus de Vio, O. P., Commentarium in lam. Partem D. Tho- mae, ed. Leonina.

Capreolus, o. P., Deffensiones Theologiae, ed. Paban-Pegues (Tu- ronibus, 1900).

DoMiNicus de Flandria, o. P., In XII libros Metaphysicorum Aris- totelis, (Coloniae Agripinae, 1621).

DoMiNicus DE Flandria, P. P., Quaestiones Metaphysicales, (Bono- niae, 1622).

Frassen C, o. M. de Obs., Scotus Academicus. ed. altera (Romae, 1645).

Gonet J. B., o. P., Clypeus Theologiae Thomisticae contra novos ejusdem impugnatores, ed. Vives (Parisiis, 1875).

Henricus de Gandavo, Quodlibeta commentariis illustrata M. Vita- lis Zuccolli Patarini (Venetiis, 1618).

JoANNES A Sto. Thoma, O. P., Cutsus philosophicus-tJwmisticus se- cundum exactam, veram, genuinam Aristotelis et Doctoris An- gelicimentem, ed. Reiser (Taurini, 1930).

JoANNEs DE Janduno, Accutissimae quaestiones in XII libros meta- physicorum ad Aristotelis et magni Commentatoris intentionem ah eodem exactissime disputatae. (Venetiis, 1560).

Mayron F., O. F. M., Illuminati Doctoris Francisci Mayronis in I Sen- tentiarum (Venetiis. 1504).

Mayron F., O. F. M.,Quodlihetales Quaestiones fertilissmae Illumi- nati Doctoris Fr. Mayronis (Venetiis 1507).

Media VILLA, O. F. M., Commentarium in II Sententiarum. (Venetiis, 1604).

Olivi P. J.. O.F.M., Quaestiones in II lih. Sententiarum, ed. de B. Jansen. S. J. (Ad Claras Aquas, 1922).

Petrus Nigri, o. P., Clyveus Thomistarum in quoscumqu^ adver- sos. (Venetiis, 1504).

PoNTius J., Integer Philosophiae Cursus ad mentem Scoti in tres partes divisáis. II p., t. 3. (Romae, 1643).

SoNCiNAS B. P., O. P., Quaestiones metaphysicales accutissimae. (Ve- netiis. 1587).

Soto D., O. P., In lih. Praedicamentorum Aristotelis. (Venetiis .1574).

SuAREZ F., S. J., Disputationes Metaphysica?. (Opera Omnia. ed. Vi- vés. tomo 25. Parisiis, 1866).

B) Modernas

Alcorta J. i., La teoría de los modos en Suárez, CSIC. (Madrid. 1949).

Balthasar N., L'Abstraction métaphsique et l'Analogie des étres dans l'étre, (Louvain, 1935).

BiTTREMiEUX J., Distiuctio Ínter essentiam et esse apud S. Bonaven- turam: EphThLov 14 (1937) 302.

De Finance J.. S. J.. étre et Agir dans la Philosoohie de St. Thomas. Paris. 1945).

!0

Descoqs P., SJ., Essai critique sur l'Hvlemorphisme, (Paris, 1924).

Descoqs P., SJ., Thomisme et Suarezisme, en «Archives de Philoso- phie», IV (1926).

Descoqs P., SJ., Thomisme et Scolastique, en «Arch. de Phil». V (1927).

Descoqs P., SJ., Bihliographie critique, en ib., IV (1927).

Descoqs P., SJ., Sur la división de Vétre en acte et puissance d'aprés Sto. Thomas: RevPhil 39 (1939) 233-252. 361-369.

Descoqs P., SJ., La división de Vétre en acte et puissance d'aprés St. Thomas: DivThom (Pi.) 43 (1940) 463-497.

Fabro C, La Nozione m^tafisica di partecipazione secando S. Tom- TTiaso D'Aquino, 2 ed. (Torino, 1950).

Fabro C, Un itineraire de St. ThomxLs: l'établisement de la distinc- tion réelle entre essence et enistence: RevPhil 39 (1939) 285-310.

Fabro C, Circa la divisione dell'essere in atto e potenza secondo S. Tommaso: DivThom (Pi.) 42 (1939) 529-552.

Fabro C, Neotomismo e N eosuarezismo : DivThom (Pi.) 44 (1941) 167-215. 420-498.

Fabro C, Lógica e Metafísica. A proposito di alcune critiche recenti al Realismo tomista, en Acta Pont. Acad. S. Thom., XII (N.S.) (Torino, 1946).

Fuetscher L., SJ., Acto y Potencia. Debate crítico-sistemático con el Neotomismo, trad. española por C. Ruiz-Garrido, SJ. (Madrid, 1948).

Geiger L. B., o. P., Ashtraction et séparation d'aprés St. Thomas in De Trin., q. 5. a. 3: RevScPhTh 31 (1947) 3-40.

Geiger L. B., O. P., La partícipation dans la Philosophíe de St. Tho- mas d'Aquin, (Bibl. Thom. vol. XXIII) 2.» ed. (Paris, 1953).

Geny P., SJ., Questions d'enseígnement de Philosophíe Scolastique, (Paris, 1913).

GoiCHON A. M., La distínction de l'essence et de l'existence d' aprés

Ihn Sína, (Paris, 1937). Grabmann M., Doctrina Sti. Thomae de distinctione realí ínter essen-

tiam et exístentiam ex documentis ineditis s. XIII illustratur,

(Acta Hedom. Thom. 1924) 131-190.

11

Grabmann M. Circa historiara distinctionis essentiae et existentiae,

Acta Pont. Acad. Sti. Thom. 1935 (1) 61-76. Hayen A., SJ., Uintentionnel selon St. Thomas, 2.* ed. (Paris-Bruges-

Bruxelles, 1954).

JoLiVET R., La notion de substance, en Bibl. des Archives de Phil. (Paris, 1929).

Manser G. M.. O. P.. La Esencia del Tomismo, versión española por

Yebra, CSIC (Madrid, 1947). Maro A., SJ., L'Idée de Vétre, en Archives de Phik. 10 (1931). Marc a.. SJ., La méthode d'oposition en ontologie : RevNeoscolPh

(1931) 158.

Martínez del Campo R., SJ. Doctrina Sti. Thomae De Actu et Po-

tentia et de Concursu, (Mexici, 1944). Mercier, Métaphysique genérale. 6.^ ed. (Louvain, 1923). Monaco, SJ.. Praelectiones Metaphysicae generalis, 3." ed. (Romae,

1928).

Oromi M., OFM., Teoría de las distinciones en el sistema escotista. VerVid 19 (1947) 257-282.

Pelster F., SJ., (Quaestiones de reali distinctione interessentiam et esse, secundum fidem maniLScriptorum Thomae de Suttoni, (Mo- nasterii, 1929). Ver: Introduction.

Piccirelli, SJ-, Disquisitio metaphysica, theologica, critica de dis- tinctione actuata inter essentiam existentiamque creati entis in- tercedente, ac praecipue de mente Angelici Doctoris circa eam- dem quaestionem. (Neapoli, 1906).

Prantl C, Geschichte der Logik im Ahendlande, 3 vol. (Graz, 1955).

R.\EYMAEKER L., Metaphysica Generalis. 2 vol. ed. altera (Lovanii. 1935).

Raeymaeker L.. Philosophie de l'étre, 2.* ed. (Louvain, 1947).

Raeymaeker L., La strnctura métaphysique de V étre fini, RevNeos- colPh 34 (1932) 187-217.

RoLAND-GossELiN, Le «De Ente et Essentiay> de St. Thomas d'Aquin, (Kain, 1926).

Urr.\buru L., SJ.. Institutiones Philosophiae. t. 2. Ontología. 2.* edi- ción (Vallisoleti, 1891).

V.\N Steenberghen F., La composition constitutive de l'átre fini: Rev NeoscolPh 41 (1938) 496.

12

INDICE GENERAL DE LA TESIS

Prólogo

Bibliografía

Introducción

Cap. I.-DE LA DISTINCION EN GENERAL

Art. I.— Naturaleza de la distinción

§ l. De la distinción en misma. \. Etimología.

1. Significado real.

§ 7. Otros puntos de referencia para determinar el concepto tomista de distinción. \. Distinción y división.

2. Unidad y distinción.

3. Distinción e identidad.

4. Distinción, diferencia, diversidad.

5. Distinción, alteridad.

6. Distinción, composición.

7. Distinción, oposición. § 3. Causa de la distinción.

§ 4.— El aspecto mental de la distinción.

Art. II. Clasificación general de las distinciones.

Cap. II.-DE LA DISTINCION DE RAZON Art. I. Naturaleza. § L Noción.

1. En general.

2. El pensamiento de Sto. Tomás. § 2.— Sentidos de la palabra «razón».

§ 3. Dos sentidos de distinción de razón. § 4.— Propiedad de la distinción de razón.

Art. II. Modos de distinción de razón.

§ L— Distinción de razón raciocinante y distinción de razón ra- ciocinada.

13

§ 2.— La clasificación de Sto. Tomás.

§ 3. Razones que sólo se dan en el raciocinante.

1. Razones sin ningún fundamento en la cosa.

2. Razones con fundamento remoto.

§ 4. Razones que trascienden el racionante.

1. Naturaleza.

2. Modalidades.

a) Razones a las que corresponde una cosa.

b) Razones a las que no corresponden cosas. § 5.— Implicación de razones.

Cap. III.-DE LA DISTINCION REAL. Art. I.— Naturaleza.

§ 1.— Sentido de la palabra «real».

1. En general.

2. En filosofía.

3. En S. Tomás.

§ 2. Verificación de este sentido en la distinción «real», y otras determinaciones.

1. Estado de la cuestión.

2. Primera determinación,

3. Léxico.

4. Nota en torno el léxico.

5. Otras determinaciones.

§ 3. Distinción real y realidad.

1. Implica «res» distintas.

2. No es distinción como entre cosa y cosa.

3. Significado de «res».

4. Conclusión.

§ 4. Desviaciones con respecto al concepto de S. Tomás.

1. Tomistas.

2. Antitomistas.

§ 5. La distinción real-metafísica neosuareciana.

1. Suárez.

2. Un precursor: P. PICCIRELLL

3. Neosuarezianos.

4. Nota crítica.

14

Art. II. Extensión o grados de la distinción rea!. § 1. Determinaciones generales.

1. Estado de la cuestión.

2. Se dan diversos tipos de distinción real. § 2.— De los tipos de distinción real en particular.

1. Intérpretes.

2. Sto. Tomás.

§ 3.— De los grados de distinción real secundum quid.

Art. III. Los criterios de la distinción real. Estado de la cuestión. § 1.— Los criterios en las escuelas no tomistas. § 2. Los criterios en la escuela tomista.

1. Paralelismo.

2. La verdadera posición tomista. Conclusión.

Indice analítico.

15

INTRODUCCION

P N orden a descubrir y limitar el problema objeto de nuestro estudio apuntamos varios hechos:

1. El problema de la distinción en general, es un problema ge- nuinamente metafísico, porque es el problema de lo uno y de lo múltiple, dos aspectos fundamentales del problema del ser, proble- ma metafísico por excelencia (1). De aquí que la capacidad de distin- guir se aguce con la profundización metafísica. A más hondura me- tafísica, más finura de matices en la contemplación del misterio de las cosas (2).

2. En este sentido Santo TOMAS alcanzó una precisión estu- penda en la visión del ser. Sus obras están llenas de matices, expre- sados en fórmulas como differt, est diversum, est aliud a, non omnino Ídem...

Dentro de ese detalle logrado por el Angélico falta una cosa (si es que puede llamarse falta): una teoría de la distinción en sí, que fuese en su sistema como la medida fija, estable, que nos diera el valor exacto de todos los casos de distinción. Era un aspecto del pro- blema de la distinción que no había preocupado antes ni preocupaba todavía en su tiempo.

La urgencia de determinar el alcance de la distinción en cada caso, y por consiguiente de construir una teoría sobre la distinción en ge- neral, comenzará a sentirse luego, cada vez con más premura.

(1) «Le orobléme de l'étre est celui de l'un et du múltiple» (RAEYMAE- KER, La philosophie de l'étre, pág. 75).

(2) «Puisque la philosophie recherche sur tout la solution du probléme de l'un et du múltiple, qui se présente d'ailleurs sous des formes diverses, elle doit déterminer avec exactitude la nature des unités qu'elle étude. Et comme il-y-a des unités d'espéces fort differents, il faut qu'elle évite de les confondre, qu'elle s'attache á les distinguer. La cuestión de la distinction, qui n'est que l'envers de celle de l'unité, présente done une importance ca- pitale. L'histoire atteste que le progrés de la philosophie se traduit toujours par une intelligence plus fine et plus nuancée des modes de distinction». (ib. pág. 76).

16

3. A raíz justamente de la muerte del Angélico (1274) se inicia una serie de controversias, que van a caracterizar un siglo de la Es- colástica: el siglo XIV, que es el siglo de las controversias. Pues bien, puede decirse que esas disputas nacen al filo del problema de la distinción. Se debate acremente sobre el alcance de la distinción entre esencia-existencia, naturaleza-supuesto, substancia-accidentes, atributos divinos... Son temas tan candentes, que no hay autor que no le en sus escritos amplia acogida. He aquí cómo se introduce FRASSEN en el problema de la distinción de los atributos divinos:

«Non alibi major et acrior quam in praesenti materia videtur theologorum pugna. Vix ergo circa divinarum perfectionum distinc- tionem unum cum altero per omnia consentiré reperies, si diversa scholarum placita spectaveris». (1)

Esto fuerza a la elaboración de una teoría sobre la distinción en general. Estas elaboraciones comienzan generalmente con motivo de un caso concreto de distinción y de manera elemental e imprecisa. Gradualmente se perfeccionan y completan ; incluso se toman mati- ces del bando opuesto, hasta llegar a las teorías complicadísimas y sutiles de fines del siglo XIV y todo el siglo XV.

4. El Angélico, que no llega a tomar parte en las controversias a que venimos aludiendo, se convierte en el punto de referencia de las mismas. Ya desde el principio está implícita o explícitamente en- vuelto en las disputas sobre la esencia y la existencia.

Muy pronto el Sol de Aquino crece insospechadamente ; ya es el Doctor común, el venerado Maestro para la escuela tomista aue se le aprieta el torno, y el enemigo que hay que impugnar para ciertos pequeños grupos independientes (SIGER DE BRABANTE, ENRIQUE DE GANTE, etc.), y sobre todo para la escuela que se desarrolla al- rededor de Escoto, de quien acaso no resulte exagerado afirmar que su sistema evoluciona cabalgando a lomos de la oposición sistemática al Angélico (2).

(n (FRASSEN C, OM. de Obs., Scotus Acdemiais seu universa Docto- ris subtilis Theologia Dogmática, ed. altera (Romae, 1720), t. I, I Sent. met. expl., tr. I, Disp. II, art. 2, Introd., pág. 186).

así el peligro que comportaba la interpretación hetedoroxa musulmana.

(2) Con esto no juzgo peyorativamente el sistema : sólo apunto un hecho, el hecho histórico de su origen, como Santo Tomás se hace, si no del todo, en parte, en el empeño de interpretar cristianamente a Aristóteles y conjurar

17

Uno y otro bando aluden incesantemente a Santo TOMAS para defenderlo o para impugnarlo.

Relacionado con esto ocurre en el siglo XVI otro hecho que hay que apuntar: la aparición de SUAREZ.

SUAREZ repiensa desde su tiempo la tradición escolástica y aris- totélica, haciendo una filosofía original. En torno suyo se crea una escuela, que también adopta una postura con respecto al Angélico: cree ser fiel intérprete del Doctor Común. Por otra parte entra en muchos puntos -y concretamente en este de la distinción (ser-esen- cia, supuesto-naturaleza, substancia-accidentes, etc) en flagrante conflicto con el tomismo tradicional.

5. Lo dicho nos ofrece datos suficientes para el planteamiento del problema. Tenemos tres corrientes por lo menos, que coinciden en una actitud común de interpretación del Angélico, para defen- derlo o para impugnarlo. Pero la interpretación nos referimos con- cretamente al punto de la distinción no coincide.

No coincide la interpretación de suarecianos y tomistas. Los sua- recianos limitan la distinción real a los extremos separables física- mente ; algunos modernos ponen una distinción real-metafísica, que se da entre las nociones abstractas de las cosas. Pues bien, nada de esto admiten los tomistas.

Algunos suarecianos han acusado al tomismo de no poner más que dos tipos de distinción: la real y la de razón (1). Los tomistas en cambio ponen más tipos, o si se quiere subtipos, que solucionan bien las dificultades a que quiere responder DESCOQS con los que él piensa inventar.

Y resulta que ambos grupos se creen seguidores de Santo TO- MAS.

De otra parte se hallan los antitomistas declarados. Estos impug- nan un caso concreto de distinción real, p. ej., la distinción ser-esen- cia. Ello implica un determinado concepto de distinción que creen

(t) «Dans ees conditions, ne vouloir admettre que deux espéces de distinc- tions serait vraiment partrop simpliste et rendrait toute discussion sérieuse impossible en prétant de facón perpétuelle á equivoque». DESCOQS, La divi- sión de l'étre en acte et puissance. DivThom (Pi) 43 (1940) 467.

18

ser el propio de Santo .TOMAS, y que efectivamente se realiza en el caso que impugnan.

De aquí que se imponga el interrogante: ¿cuál es, en definitiva, el pensamiento del Angélico?

«

A esto se agrega —como ya apuntamos antes la vaguedad con que se expresa Santo TOMAS. ¿Hasta dónde llega esa distinción que él expresa indefinidamente con un aliud et aliud, non est omnino Ídem..., con insistencia repetidos? ¿No podremos, a base de los casos concretos de distinción, por vía de análisis, llegar a una síntesis sobre la distinción en sí, sus especies y alcance de cada una; a una teoría de la distinción en como decíamos al principio que sea en su sistema como la medida fija, que nos en cada caso concreto el valor exacto de la distinción?

He ahí el campo en que se moverá nuestro estudio.

El tema, aun ceñido a Santo TOMAS, es amplísimo. Nosotros nos limitamos a esto: primero damos una noción de distinción en gene- ral, concluyendo este tratado con la fijación de dos grandes campos de distinciones: el campo de la mente y el de la realidad.

Luego debían seguir dos capítulos en que se estudiasen y clasifi- casen las distinciones de la mente y las de la realidad. Nosotros de momento ofrecemos tan sólo el primero de estos dos capítulos.

El desarrollo completo del tema debía comprender una investiga- ción histórica de todos los autores tomistas y antitomistas, que siguen inmediatamente a Santo TOMAS y aun la mayor parte de la se- gunda mitad del siglo XIV, sin excluir los más representativos del XV y del XVI, y aun del XVII, incluyendo entre éstos y los del XVI a los representantes del suarezianismo. Pero ello supondría un dis- pendio tan grande de tiempo, ya que casi todos los discípulos del Angélico se hallan todavía en códices inéditos diseminados por las bibliotecas de Europa, que sería una grande ilusión pensar por el momento en semejante investigación.

Con todo no hemos renunciado a un contacto directo con las fuen- tes accesibles ; hemos estudiado personalmente casi todas las obras editadas en los puntos que dicen relación con nuestro tema, como se verá en el desarrollo del trabajo. De manera que, si no hemos lle- vado a cabo una investigación completa, podemos decir que dispo-

19

nemos en este punto de los elementos históricos necesarios para la recta interpretación de Santo TOMAS.

Esquemas de distinciones tomistas se encuentran en todos los ma- nuales de filosofía. De la existencia, en cambio, de un trabajo siste- mático, que ofrezca clasificados los diversos tipos de distinciones, ambientados con los textos mismos del Maestro, no nos consta.

Hemos procedido con la conciencia de ser en esto los primeros, con las dificultades que ello comporta. Encontrarse uno abrumado de notas, después de haber leído las obras del Maestro, sin la menor idea de lo que hay que hacer con ellas, es una impresión análoga a la que pueda sentirse en medio de una selva sin traza de camino.

Hemos tenido que romper los primeros. Y total para ver al fin del trabajo que lo hecho es a penas un esbozo de sendero, lleno de defi- ciencias. ¡Destino del que comienza! Nos consuela pensar que quien intente seguirlo en el futuro, si bien no podrá renunciar a la fatiga, se ahorrará al menos esa angustia peculiar del que no encuentra sa- lida.

20

CAPITULO I

DE LA DISTINCION EN GENERAL ARTICULO I. -NATURALEZA DE LA DISTINCION § 1— De la distinción en si misma.

1. Etimología.— Originariamente debió significar «poner o distri- buir puntos». De aquí «puntualizar», que ya es lo mismo que «dis- tinguir.

La raíz sería «stig», que en griego nos da «stizo», puntar o pun- zar. En latín tenemos con la misma raíz «exstinguere», que si a pri- mera vista parece alejarse del significado griego, en español al me- nos tenemos raras coincidencias. Tenemos en efecto, «puntillero» y «puntilla» ; puntillero es el que «extingue», el que «da la puntada» ; «dar a uno la puntilla» es matarle. En inglés existe «sting», punzón ; «to sting», punzar, que viene directamente del latín stinctum, sólo que el sufijo del supino latino se hace prefijo en inglés. También en inglés tiene la significación de matar.

En alemán tenemos igalmente sobre la misma raíz los dos signi- ficados de puntear y extinguir: stecken: meter, plantar, «estacar»; bastón, «estoque»; stechen: punzar, pinchar, acuchillar, estocar=ers- techen; Stich: pinchazo, puntada, estocazo; sticken: ahogar, «ex- tinguir» = ersticken.

El mismo origen tienen las palabras «etiqueta», «ticket»; es una placa para distinguir; etiqueta pasa a significar «distinción».

2. Significado real. -La palabra distinción puede referirse: a) al «ser distinto» ; b) al «hacer» lo distinto o cosas distintas ; c) al «percibir» lo distinto ; d) a la «afirmación» de lo distinto.

EISLER recoge bien estos aspectos en su diccionario filosófico: distinción es la posición, percepción o afirmación de lo distinto. (1).

En c) y d) tiene un sentido mediato. Se trata de un proceso psi- cológico dependiente de lo que está ahí distinto. Es el acto cognosci- tivo — simple aprehensión y juicio de lo distinto. Tratándose de sa-

(1) «Unterscheidung ist die Setzung, Erfassung oder Feststellung vom Un- terschieden». EISLER, Hadw. der phil. Begriffe, 4. Aufl (Berlín, 1930): Un- terscheidung.

21

ber qué sea la distinción en sí, estos dos aspectos montan poco, ya que son el acto de distinguir lo distinto, no aquello por lo que lo distinto es distinto. Nos interesan más los dos primeros y sobre todo el pri- mero ; qué es ese «ser distinto», y en general, qué es la distinción.

Es muy común definir la distinción en este sentido como lo opues- to a la identidad; sería la negatio identitatis. Así p. ej., PICCIRE- LLI, S. J. (1).

RAEYMAEKER procede de una manera semejante: estudia la distinción como lo opuesto a unidad. Estudia primero el ens ut unum; luego el ens ut multiplex. La unidad y pluralidad. Así como unidad implica identidad, multiplicidad (pluralidad) implica alteridad o dis- tinción. nQuae disünctio concluye est negatio identitatis ínter plura»; (idistincta enim dicuntur quorum unuvíi non est aliud» (2).

JUAN DE STO. TOMAS nos dice: «Distinctio seu pluralitas vel multitudo opponuntur unitati vel identitati» (3).

GREDT (4) afirma sin más: «Distinctio pluralitas est». Y lo jus- tifica diciendo a continuación: «Ea enim dicuntur distincta, quorum unum non est aliud».

Santo TOMAS ya lo dijimos no tiene ningún tratado sobre la distinción en sí. Esta aparece en sus obras siempre en marcha.

No obstante, tenemos un lugar donde la distinción, si no en reposo absoluto, se encuentra en cierta calma, que nos consiente obser- varla de cerca.

En las Cuestiones Disputadas pregunta si es posible predicar los términos numerales de las divinas Personas. Con este motivo distingue entre unidad-pluralidad predicamentales, que siguen a la cantidad y no pueden predicarse de Dios, y la unidad-pluralidad tras- cendentales, donde nada tiene que ver la cantidad, las cuales se dan en Dios.

De esta multitud dice:

«Similiter multitudo nihil addit supra res multas nisi distinc- tionem. quae in hoc attenditur. quod una earum non est alia...

(1) Disquisitio metaph. theol... critica... (Neapoli, 1906) 46.

(2) RAEYMAEKER, L., Metaphysica generalis. (Lovanii, 1935) 56.

(3) Cfr. Cursus philosonhicus-thomisticus. ed. REISER, I, 294, a-20.

(4) Cfr. Elementa Philosophiae Aristotelico-Thomisticae, ed. 5. (Friburgi, Brisg., 1929) I, 102, n. 119, 2.

22

Multitudo... addit supra res quae dicuntur multae, quod una- quaeque earum sit una, et quod unaquaeque earum non sit al- tera, in quo consistit ratio distinctionis. Et sic, cum unum addat supra ens unam negationem, secundum quod oliquid est indivi- sum in se ; multitudo addit duas negationes, prout scilicet ali- quid est in se indivisum, et prout est ab alio divisum. Quod quidem dividi est unum eorum non esse alterum» (1).

Prescindiendo de otros extremos, por lo que se refiere a la dis- tinción, podemos afirmar que su esencia, aquello que constituye la distinción en sí, no es simplemente la multitud o la pluralidad de GREDT, y antes, de JUAN DE STO. TOMAS ; sino más bien el no ser una cosa la otra ; en esto consiste la «ratio distinctionis» : «quod unaquaeque earum non sit altera... ; quod una earum non sit alia... ; quod quidem dividi (distinguí) est unum eorum non esse alterum».

Tenemos la misma fórmula repetida varias veces en el mismo artículo. En consecuencia está bien definida por la no-identidad.

Si ahora pensamos que la identidad es una propiedad del ser, la distinción se halla en el campo de lo opuesto al ser, y al ser -como nos dirá Sto. TOMAS (2) sólo se opone el no-ser. Por tanto se da en el campo del no-ser. Sería un absurdo que el ser, en cuanto ser, se distinguiese.

Notemos sin embargo, que no puede darse en la nada absolu- ta (3) como no puede darse en el ser absoluto ; sino que se da en la alternancia de ser y no-ser, de unidad y pluralidad (hay muchos, cuando cada uno es mismo y no es el otro), de afirmación y ne- gación (esto es esto y no es lo otro).

Omnis distinctio, sive rei sive rationis. fundatur in affirmatione et negatione» (4).

Oppositio affirmationis et negationis, cui non admiscetur aliqua convenientia, est prima et máxima oppositio, et causa omnis opposi- tionis et distinctionis». «...cum quaelibet distinctio includat affir- mationem et negationem» (5).

(1) De Pot., q. 9, a. 7.

(2) In Boet. De Trin., lect. 1, q. 2, a. 1.

(3) I, q. 11, a. 2, Im.

(4) / Sent, á. 34, q. 1, a. 1, 2m.

(5) / Sent., d. 5, q. 1, a. 1, c et Im.

23

§ 2.— Otros puntos de referencia para determinar el concepto de distinción.

1. División. 1) Noción: sobre la división se encuentran en Santo TOMAS dos series de textos:

a) La primera nos habla de la división como del paso de la uni- dad a la pluralidad: «est enim divisio quidam motus ab unitate in multitudinem» (1).

«Pluralitas non constituitur nisi pex recessum ab unitate. Sed ab unitate non recedit aliquid nisi per divisionem» (2).

Es el acto o la acción de romper la unidad. Hay primero unidad, que se destruye para originar la multitud. Ese proceso de destruc- ción y producción se llama división. Equivaldría a «distinción» en el sentido de «hacer» cosas distintas. Este sentido de división se ex- cluiría totalmente del ámbito divino, en donde no se da este paso {motus) de la unidad a la pluralidad.

b) Según la otra serie de textos, división es «estar dividido», en el sentido trascendental de que uno «no es» el otro. Decimos «tras- cendental» para no reducir el concepto de división al predicamento cantidad, en el que tan sólo se da una especie de división (3) .Se trata de la división que se opone a la indivisión (= identidad o uni- dad) como propiedad trascendental del ser:

«Divisio autem, quae praesupponitur ad rationem unius, se- cumdum quod convertitur cum ente, non est divisio quantitatis continuae, quae praeintelligitur uní quod est principium numeri, sed est divisio quam causat contradictio, prout hoc ens et illud dicuntur divisa, ex eo quod hoc non est illud» (4).

Así el concepto de división no sólo se extiende a los entes divididos, sino también a los principios mismos de la división de los entes, que no son entes, sino el ser y el no-ser, por cuya virtud se dividen los primeros entes divididos («prima divisa»): «ex quibus prima divisa constituuntur» (5).

(1) In lib. de Causis, pr. 7, lect. 7 ; ed. Marietti 1955, n. 187.

(2) In Boet. de Trin., lect. 1, q. 2, a. 1, sed contra 3.

(3) 4Meí., lect. 3, n. 566.

(4) X Met., lee. 4, n. 1997 ; ib. n. 566 ; cfr. praecipue I Sent., d. 24, q. 1.a. 3.

(5) In Boet. de Trin., lect. 1, q. 2, a. 1.

24

Igualmente en este sentido— la división alcanza el recinto de la Divinidad, porque allí hay número (1) y la razón de número con- siste en alguna división (2).

La razón de división no exige que los extremos divididos tengan su «esse» propio, como lo exigiría la diversidad, ya que la división viene dada simplemente por la afirmación y negación ; se halla al origen de toda distinción: «Quamvis divisio praecedat pluralitatem primorum, non tamen diversitas, quia divisio non requirit utrumque condivisorum esse, cum divisio sit per affirmationem et negatio- nem» (3).

A no es B = A es A y no es B.

2) División y distinción: División en el primer sentido expues- to (motus ab unitate in multitudinem) no conviene con el concep- to de distinción tal como quedó determinado siguiendo los textos del Angélico: el no-ser una cosa la otra. Coincidiría como ya apunta- mos— con distinción en el sentido de «hacer» o «producir» lo dis- tinto. Pero de esto no habla Sto. TOMAS.

Nos conviene estudiar la relación que pueda existir entre divi- sión en el segundo sentido y distinción ; ciertamente se descubre mucha vecindad y seguram.ente identidad.

Hay algún pasaje que ofrece cierta dificultad, pues parece que en la práctica las distingue. Hablando, p. ej. de la Sma. Trinidad rehuye sistemáticamente la palabra «división», usando «distinción»: «Quamvis divisio non sit propie in Deo, tamen ibi est personarum distinctio» (4); «Ubi est numerus simpliciter, ibi est divisio... sed talis numerus non est in divinis, sed numerus quídam, ut dictum est. Et ad istum numerum sufficit distinctio relationum» (5).

Lo mismo en el lugar paralelo de la Suma Teológica, donde apa- rece aún más deliberada su voluntad de excluir la palabra división. Después de sentar el principio que tantas veces encontramos en sus obras, de que toda pluralidad supone alguna división (6) > de haber

(1) Es un número sui generis; menor que el número simpliciter y mayot que el número secundum rationem. (I Sent., d. 24, q. 1, a. 3.

(2) «Ratio numeri vel multitudinis consistit in divisione vel distinc- tione aliqua». (ib.); «ibi est personarum distinctio, quae sufficit ad rationem talis numeri qualis in Deo ponitur». (ib., ad 2m.).

(3) In Boet. de Trin., lect. 1, q. 2, a. 1 ; 4 Met. n. 566.

(4) I Sent., d. 24, q. 1, a. 3, 2m.

(5) ib. ib., q. 2, a. 1, 2m.

(6) «Omnis pluralitas consequitur aliquam divisionem». (I, q. 30, a. 3).

25

distinguido entre pluralidad predicamental o cuantitiva y trascenden- tal, para poner esta pluralidad en Dios; no dirá que in divinis hay cierta división, que la pluralidad supone unidad o indivisión con- sigo mismo y división de lo otro, como tantas otras veces (1); sino que nos hablará tan sólo del primer aspecto de la pluralidad, dicien- do que la multitud, en cuanto opuesta al uno trascendental, signi- fica que cada cosa de la multitud es en misma indivisa (2).

En consecuencia, la multitud dicha de Dios no pone división, sino únicamente indivisión :

«Cum dicimus: Personae sunt plures, significantur illae per- sonae et indivisio circa unamquamque earum, quia de ratione multitudinis est quod ex unitatibus constet» (3).

«Multitudo quae ponit aliquid in rebus est species quanti- tatis, quae non transumitur in divinam praedicationem, sed tan- tum multitudo transcendens, quae non addit supra ea de quibus dicitur nisi indivisionem circa singula» (4).

Este empeño de Santo TOMAS (5) podría tener su fundamento en el sentido primario, original de división: la división predica- mental o cuantitiva. En realidad es la primera idea que se suscita al hablar de división.

Esta idea en cambio no se halla en el concepto de distinción, que desde el principio se presenta con un aire de trascendencia, que no aparece en modo alguno en el concepto de división.

Sin embargo teniendo en cuenta la extensión que Santo TOMAS hace de este concepto, según expusimos arriba, en el segundo sen- tido, no sólo se identifica con el de distinción, sino que el mismo San- to TOMAS los identifica.

(1) «Multitudo addit supra res quod unaquaeque earum sit una et quod unaquaeque earum non sit altera». (De Pot., q. 9, a. 7.

(2) «Multitudo sic acepta significat res illas cum indivisione circa unam- quamque earum». (I, q. 30, a. 3); «tamen per hujusmodi nomina (unum, mul- titudo) supra essentiam vel relationem additur ex eorum significatione pro- pria negatio quaedam divisionis». (ib. ib., Im.) ; «multitudo autem non remo- vet unitatem, sed removet divisionem crea unumquodque eorum, ex quibus constat multitudo». (ib., 3m.).

(3) Ib., c.

(4) ib., 2m.

(5) Una vez cita a S. HILARIO (/ Sent.. d. 2, introd.); la misma doc- trina se encuentra en P. LOMBARDO (Sent. XXIV; ed. MANDONNET, I Sent.. d. 24, textus).

26

En cuanto a lo primero baste recordar la determinación que de ambos conceptos dimos antes. Tanto la distinción como la división consisten, en último análisis, en no ser una cosa la otra; en una afirmación y negación fundadas en el ser y no-ser de una cosa: A es A y no es B. Ambas surgen allí donde algo esté limitado por el ser de otro, de manera que este ser haya que negarlo del primero ; desde el ser de la substancia hasta el ser mínimo de la relación.

A veces las encontramos expresamente identificadas. Así nos dirá : «Omnis distinctio vel divisio est per quantitatem. . (1 ).

«Ratio numeri vel multitudinis consistit in divisione vel distinc- tione aliqua» (1).

Lo mismo se infiere de la comparación de lugares paralelos: En unos usa la palabra distinción y en otros división. Una vez dirá que la pluralidad siempre es causada por alguna distinción y que la dis- tinción es por la esencia, por la cantidad o por la relación:

«Pluralitas semper causatur ex aliqua distinctione, et distinctio vel est per essentiam vel per quantitatem vel per relationem» (3).

«Cum pluralitas unitatum ex quadam distinctione causetur...»(4).

Otra vez en cambio dirá que donde hay número simpliciter hay di- visión o por la esencia o por la cantidad : «Ubi est numerus simpli- citer, ibi est divisio vel per essentiam vel per quantitatem» (5).

«Omnis pluralitas conssequitur aliquam divisionem...» (6).

¿No es esta «división» por la esencia o por la cantidad la «distin- ción» de que hablaba en el texto anterior? Lo mismo se diga del tex- to de De Potentia y de su paralelo de la Suma.

Podemos concluir con certeza que, dentro de los límites fijados, distinción y división se identifican en el léxico del Angélico.

2. Unidad y distinción.— El orden que estamos siguiendo en la determinación de estas realidades lo justifica Santo TOMAS. Aun- que ontológicamente («simpliciter», dice el Angélico) es antes la

(1) I Sent, d. 26, a 2. a. 2.

(2) I Sent., d. 24, q. 1, a. 3; cfr. etiam X Met . lee. 4, nn. 1997, 1999.

(3) / Sent., d. 26, q. 1, a. 2.

(4) De Pot q. 9, a. 5, 4m. y 16m.

(5) 7 Sent, d. 24, q. 2, a 1 2in

(6) I, q. 30, a. 3.

27

unidad que la división; según el orden del conocimiento, no. Lo primero que aprehendemos es el ser; inmediatamente el no-sex o la negación del ser aprehendido, de donde surge el concepto de di- visión o distinción. Luego viene la idea de unidad, porque a lo sim- ple llegamos mediante lo compuesto. A ésta sigue la multitud (1).

Esto por una parte. Por otra el tratado de la unidad es exigido por el de la distinción, porque la misma ciencia debe tratar de los contrarios (2). El contraste pone de relieve la naturaleza de ambos.

Santo TOMAS es constante en definir la unidad por la indivi- sión. Su razón —nos dice consiste en la indivisión: «Ratio nume- ri... consistit in divisione... sicut ratio unitatis in indivisione» (3).

«Unum non addit supra ens rem aliquam, sed tantum negatio- nem divisionis ; unum enim nihil aliud signif icat quam ens indi- visum» (4).

Pero antes distinguimos dos especies de división: predicamental y trascendental. Lo mismo hay que hacer con la unidad:

«Ideo dicendum quod unum importat privationem divisionis, non quidem divisionem quae est secundum quantitatem, nam ita divisio determinatur ad unum particulare genus entis, et non posset cadere in deffinitione unius. Sed unum quod convertitur cum ente importat privationem divisionis formalis quae fit per opposita, cujus prima radix est oppositio affirmationis et nega- tionis. Nam illa dividuntur ad invicem, quae ita se habent, quod hoc non est illud» (5).

La unidad trascendental viene definida por la indivisión trascen- dental.

Hay perfecta oposición entre la indivisión que define la unidad y la división que define la pluralidad, consistente simplemente en que

(1) «Oportet quod divisio sit prius unitate, non simpliciler, sed secun- dunm rationem nostrae aprehensionis. Aprehendimus enim Simplicia per com- posita... Sed multitud© secundum rationem consseq.uenter se habet ad unum, quia divisa non intelligimus habere rationem multitudinis, nisi per hoc quod utrique divisorum attribuimus unitatem... Sed divisio cadit in intellectu ex ipsa negatione entis, ita quod primo cadit in intellectu ens ; secundo quod hoc ens non est illud, et sic secundo apprehendimus divisionem. Tertio unum; quarto multitudinem». (I, q. 11, a. 2, 4m).

(2) 4 Met., lect. 2, nn. 548. 547.

(3) I Sent-, d. 24, q. 1, a. 3.

(4) I, q. 11, a. 1. Los textos podrían multiplicarse; ver p. ei.: 4 Met., lect. 3, n. 566; X Met., lect. 11, n. 1895, etc.

(5) 4 Met., lect. 3, n. 566.

28

una cosa no es la otra ; división, que así definida, coincide con la distinción.

Pero si se da oposición en la definición, necesariamente se dará en lo definido. Luego unidad y distinción son conceptos opuestos; y también realidades. Repugna una unidad esencialmente distinta o dividida; una unidad cuya razón sea la distinción. No puede ser que bajo el aspecto en que algo es uno, esté dividido.

A lo que directamente se opone unidad es a pluralidad o multi- tud ; como la razón de una se opone directamente a la razón de la otra : división-indivisión.